martes, 1 de mayo de 2007

Paulina Rubio se lanzó al agua en Cancún


Cancún (México).- Luego de varios días de celebraciones previas, la cantante mexicana Paulina Rubio dejó la soltería y dio el sí en el altar al español Nicolás Vallejo-Nájera, en una celebración romántica llevada a cabo anoche en el parque ecoarqueológico mexicano de Xcaret, junto a las aguas turquesas del Caribe.


De acuerdo a versiones periodísticas reseñadas por Efe, la cantante mexicana tuvo un percance en su última fiesta de soltera y requirió de cuatro puntos de sutura en una pierna. Al parecer, la "Chica Dorada" bailaba en el hotel Mayakoba con otros invitados sobre una mesa de acrílico que se rompió y causó a la cantante un corte en la pierna, explicó la conductora de espectáculos de la emisora mexicana Radio Fórmula, Maxine Woodside.


Familiares, amigos y conocidos de la célebre pareja se alojan desde hace varios días en hoteles de Cancún y de la Riviera Maya, e incluso corrían rumores de que la cantante y su novio ya habían contraído matrimonio civil en una fiesta que ofrecieron el domingo a sus invitados en el hotel Mayakoba, reportó DPA.


Desde el domingo, los preparativos para la boda religiosa y la fiesta posterior marchaban a todo ritmo en Xcaret, unos 50 kilómetros al sur de Cancún, pero Paulina y "Colate" no se dejaron ver.
Miles de orquídeas, minirrosas y lisiantus blancos llegaron en un camión refrigerado desde el centro y sur de México para decorar los lugares donde transcurrió el enlace matrimonial. El parque fue iluminado con velas.


La boda religiosa de Paulina y "Colate" se hizo en la pequeña capilla de San Francisco de Asís, dentro de Xcaret, un paraíso de arenas blancas, palmeras, cavernas, cascadas y ríos subterráneos, en el corazón de la Riviera Maya.


Periodistas de todo el mundo estuvieron apostados en la zona, aunque Paulina vendió la boda en exclusiva a la revista española "Hola!".


Además de la fiesta de playa realizada el domingo como bienvenida para los invitados, la célebre pareja formada por la "chica dorada" y el "socialité" español pautaron otras dos: la gran celebración posterior al enlace y la llamada "tornaboda", para los trasnochadores.


Según la página de internet de Xcaret, el servicio de tornaboda, para unas 50 a 150 personas, se realizaría en la playa del restaurante Dos Playas, donde se ofrecen antojitos mexicanos, "entre blancos cojines y mesas de bar (tipo periqueras), además de una extraordinaria ambientación que se logra al reunir elementos tales como arena, mar, luces robóticas, cielo azul profundo con miles estrellas, música de DJ, entre otras cosas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AdSense